Datos en la nube no tienen dueño, dice EEUU

El gobierno de Estados Unidos informa que no eres dueño de la información que guardes en  cualquiera de los servicios de la nube.

Datos en la nube son accesibles al gobierno de USA

La nube, ese idílico espacio donde se puede guardar y acceder a nuestros datos, carece de dueño según la visión legal del gobierno de EEUU.

El servicio de la nube, almacenamiento de datos via remota, habría sido defendida como el futuro ideal, cuando la información personal pudiera ser accedida en cualquier ordenador, desde cualquier lugar en el planeta. El respaldo en este servidor existente, da certeza a los usuarios en un mundo donde los archivos digitales son objetos intangibles que guardamos con fervor.

Con el surgimiento del concepto de nube, el paso de métodos de almacenamiento físico a los etéreos han sido un constantes. La facilidad para delegar la tarea de almacenar datos en este creciente mundo de datos digitales, ha sido bien aceptada por muchas empresas y usuarios alrededor del mundo.

El problema que conlleva el depender en un tercero, dígase la nube, es que perdemos control total sobre estos datos que aparte son accesible para el gobierno de Estados Unidos. Y es que como negarle el acceso a tu información privada si ni siqueira la tienes en tu poder. Este es el lamentable y previsible cause de la información en la nube, cuando el gobierno de Estados Unidos acaba de confirmar que con una orden judicial tienen derecho de acceder a cualquier dato en la nube, ya que en la percepción legal de EEUU, la información en la nube no tiene dueño.

Así que si no quieres que nadie ande husmeando tus archivos personales, entonces acostúmbrate a grabar toda tu información en discos físicos y esconderlos en un lugar que sólo tu conozcas.

Published by Lukaniko

Hombre de curiosidad ilimitada. Amante de viajar por paisajes reales y mundos nacidos de la creatividad art??stica. Siempre al tanto de la realidad, de los avances tecnol??gicos, de los eventos mundiales, de la cultura y todo aquello ocioso que alimente ese hambre por saber.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *