Seguridad Vial: conducción urbana

Seguridad Vial: conducción urbana

coches en el mundo

Descontrol, caos, disturbios y desorden: esas son las palabras que vienen a la mente de muchos conductores a la hora de manejar en una gran ciudad. Y no es para menos: tan sólo en la Ciudad de Buenos Aires circulan diariamente 2.000.000 de vehículos, creando el escenario propicio para embotellamientos, accidentes y otros contratiempos. Si sos uno de los tantos propietarios de vehículo que debe enfrentar el tránsito urbano, aquí van algunas sugerencias de Compara en Casa que pueden ayudarte a disfrutar de un viaje más seguro y sin sobresaltos.

Cuidado con las distracciones.
Existen varios hechos que pueden dispersar nuestra atención y atentar contra nuestra seguridad a la hora de manejar. Encender un cigarrillo o prender la radio son hechos habituales y hasta instintivos, pero que entorpecen sobremanera la capacidad de respuesta que necesita un conductor para detectar y anticipar potenciales riesgos en la ruta.

Por otro lado, es importante destacar que la tecnología ha alcanzado a gran parte de la población y sus grandes avances han terminado por modificar completamente la vida de las personas, ya que se encuentra mediando gran parte de las actividades que realizamos a diario. Un capítulo aparte se merece el uso del celular ya que en cuanto a seguridad vial, el uso del teléfono celular ha causado ya demasiados accidentes lo que ha obligado a las autoridades a legislar y poner algunos límites. En el país, está prohibido conducir mientras se utiliza el teléfono móvil y se encuentra penado por duras multas. Según recientes investigaciones, el uso de la telefonía móvil ha incrementado considerablemente los casos de accidente de tránsito.

La atención que requiere una comunicación por celular distrae al conductor, además de ocupar una de sus manos. Por otro lado, la tensión que puede provocarse dependiendo del llamado puede perturbar el accionar del conductor y terminar en la producción de errores o demoras e incluso afectar los reflejos del mismo.

Actualmente, se utiliza el “manos libres” para hablar por teléfono mientras se conduce, pero si hablamos de la falta de atención o desconcentración del conductor, este dispositivo tampoco estaría apto para utilizar. Es importante que quien maneja ponga toda su atención en la tarea que realiza en ese momento. Algunos informes revelan que después de un minuto y medio de hablar por celular el conductor no percibe el 40% de las señales, su velocidad media baja un 12%, el ritmo cardíaco se acelera bruscamente durante la llamada y se tarda más en reaccionar, equiparando la peligrosidad de esta acción a la conducción de un vehículo bajo los efectos del alcohol.

No olvidemos que no respetar los límites de velocidad parece ser una necesidad para quien necesita llegar a tiempo a la oficina o a su cita con el doctor. Sin embargo, manejar a altas velocidades sólo agrava más la situación, poniendo en riesgo nuestra vida, con el fatal resultado de que nunca lleguemos a destino. Seamos precavidos.

Autora invitada: Eugenia Ceballos

Posts Relacionados



Autor: La Becaria Usuaria de nuestro equipo de redactoras y aprendices que con esfuerzo y viveza aprenden el oficio de la redacción en un periódico digital... Las Becarias son las Tomb Raiders de Geekets...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


Geekets tiene las siguientes Políticas de Privacidad y pertenece a la red Blogurbania Blogs. Validado para XHTML 1.0 Transitional | CSS 3